Análisis de tareas

El análisis de tareas asegura que el diseño es compatible con todas las tareas necesarias. Identifica las acciones y procesos cognitivos necesarios de un usuario para completar la tarea o alcanzar una meta especifica.

A través del análisis de tareas podemos aprender de las metas de los usuarios, lo que están tratando de lograr y asegurar que el diseño es compatible con todas las tareas. Un análisis detallado permite la identificación y comprensión de la estructura, el flujo y los atributos de cada tarea y a través de la descomposición de tareas en sus subtareas y operaciones constitutivas entregamos información relevante al diseño del proceso.

Podemos identificar las tareas que debe soportar e incluir la interfaz y refinar por ejemplo, a través de los pasos del usuario, la navegación o búsqueda de su web o aplicación. Podemos determinar el alcance adecuado de contenidos y crear webs y apps especificas que coinciden con los objetivos de los usuarios, las tareas y medidas concretas.

El análisis de tareas también permite entender la manera en que los usuarios son influenciados por su entorno físico y cómo el conocimiento y la experiencia previa de los usuarios influye el pensamiento acerca de su trabajo y el flujo de ese trabajo.

Este tipo de análisis nos entrega factores relevantes para diseñar y asignar tareas y para especificar las características de la interfaz. El análisis de tareas puede ser vital para el mantenimiento de un sistema y para la migración de las tareas a uno nuevo.

Los resultados de un análisis de tareas incluyen una descripción detallada de las actividades físicas, perceptivas y cognitivas involucradas en cada tarea y entregan información acerca de su duración y la variabilidad, la frecuencia de la tarea, la secuencia de tareas, la asignación de tareas, la complejidad de las tareas, las condiciones del entorno físico, las dependencias de datos e información y las herramientas necesarias para completar la tarea.